lunes, 1 de febrero de 2010

2. Despertando a tú lado

Cuando los primeros rayos del sol aparecieron en la habitación de Darien, él despertó y supo que lo de la noche anterior no había sido un sueño, miraba a su amada con tanta ternura, en su corazón lo invadía la felicidad sabiendo que de ahora en adelante estarían juntos para siempre, ese era su destino, comenzó a acariciar el rostro de Serena con una rosa, al sentir los pétalos en su piel ella despertó lo miro y dio un beso de buenos días.


— ¡Soy tan feliz! — dijo Serena con una gran sonrisa.
— Yo también princesa — agrego Darien.
—Me quede dormida — indicó Serena viendo que ya había amanecido.
— Yo también no te preocupes — trato de tranquilizarla.
—Es tan bello despertar y estar a tu lado — abrazándolo.
— Y así será todos los días cuando estemos casados — besándola y quedando encima de ella.
— Tengo hambre ¿tú no? — pregunto Serena.
— De ti — contesto Darien sonriéndole de manera picara.
—Darien, es en serio tengo hambre — sonrojándose y sonriendo.
— Bueno ¿qué quieres que te prepare o salimos a desayunar? —pregunto Darien notando el sonrojo de Serena.
— Mejor salimos, pero antes tengo que ir a casa —propuso Serena.
— Tus padres se preguntaran donde dormiste — dijo Darien un poco preocupado.
—Ellos no están en casa, los invitaron a un hotel que inauguraron, Sami se fue con ellos y se llevo a Luna con él — dijo Serena con risita de niña traviesa.
— ¿Cuándo regresan? — pregunto Darien con una mirada picara.
— Hasta mañana en la tarde — contesto Serena.
— Entonces tenemos tiempo para nosotros ¿a qué quieres ir a tu casa? —pregunto Darien empezando a maquinar algunas cosas en su cerebro.
— A bañarme y cambiarme de ropa — contesto Serena.
— Puedes bañarte aquí,. . . conmigo — dijo Darien susurrando en su oído.
—Pero debo cambiarme — estremeciéndose al sentir su aliento tan cerca.
— Eso no es problema aún no te he dado tu regalo de aniversario —le dijo Darien a su prometida.
— ¿Y entonces ayer, la cena? — confundida y un poco avergonzada al recordar la noche anterior y todo lo que habían hecho.
— También lo fue y el mejor de todos, pero te tengo otro — añadió entusiasmado.


Se levanto desnudo sin siquiera buscar alguna prenda para cubrirse ya que no era necesario ahora su novia lo conocía de pies a cabeza entonces se aproximo a su closet de donde saco una bolsa con el logotipo de una tienda departamental. Serena lo miraba y se daba cuenta del tan bien formado cuerpo de su amado, la noche anterior lo había sentido al acariciarlo pero ahora podía estar segura de ello mientras lo contemplaba. Su espalda ancha, sus glúteos que la noche anterior los había podido tocar, sus brazos protectores y marcados. . . comenzó a sonrojarse y excitarse cuando Darien la saco de sus pensamientos.


— Mira este es — entregándole la bolsa, sentándose en la cama.
—Es el conjunto que vimos el otro día en la tienda departamental que me gusto, gracias Darien — se sentó en la cama cubriéndose con la sabana con la que había sido cubierta la noche anterior, tomo entre sus manos la bolsa la abrió y sacó el contenido.
— Me lo puedes agradecer de otra manera — dijo Darien con sonrisa maliciosa.
— Claro que lo pienso hacer — abrazándolo y besándolo, el estomago de Serena hizo ruido rompiendo el inicio de una escena romántica.
— En verdad tienes hambre, déjame te preparo algo rápido para que podamos seguir. . . — poniéndose una bata y alejándose hacia la cocina.
— No tardes — dijo Serena aún observando la ropa, sin poner atención a las últimas palabras de Darien, dejo la ropa en la cama y entro al baño se acerco a la bañera y preparo el agua para poder bañarse.


--------- Aquí viene el Lemon --------


Cuando el agua estuvo caliente se metió, se estaba relajando cerró los ojos para disfrutar del agua, estaba quedándose dormida cuando sintió que sus labios eran exigidos por los muy conocidos labios de su amado que eran muy cálidos siendo el beso muy apasionado, Darien no pudo resistir verla tan sensual en la tina y con sumo cuidado se introdujo en la bañera para tener su primer baño con Serena, cuando se separaron ella se dio cuenta que Darien estaba dentro de la bañera con ella.


— No creí que me tomaras la palabra y te quisieras bañar conmigo — con una mirada llena de deseo.
— Te estabas tardando ‘kami ¿pero que estoy diciendo?’ — dijo Serena a la vez que se avergonzaba de lo que decía.
— Deja que te enjabone — levantándose un poco para acomodarse atrás de ella.
— ¿Me vas a bañar? — pregunto Serena algo nerviosa, pero igual deseosa de volver a sentir las caricias de su amado prometido.
— Como si fueras mi bebe — susurrándole al oído.
— Seré tu bebe siempre, ‘kami las cosas que me haces decir y hacer, es que no me puedo resistir a sus encantos. . . sus brazos protectores que rodean mi cuerpo. . . sus labios encontrándose con los míos. . . sus manos acariciando todo mi cuerpo. . . cuanto lo amo, mi sueño es permanecer a su lado siempre’. —


Tomo la esponja y con movimientos muy suaves tocaba la piel mojada de Serena primero por sus brazos, continuo con su pecho y cuando era el turno de sus senos soltó la esponja enjabono una de sus manos para acariciar con ella los senos de Serena ante la estimulación, ella gimió y arqueo su espalda acercando sus glúteos al miembro de Darien, ante tal roce él también gimió pero siguió con su labor apretando suavemente ambos senos, ella se agarro de las orillas de la bañera, él volvió a tomar la esponja y recorrió su abdomen, se hizo un poco atrás para proseguir con su espalda comenzó a besarla de abajo hacia arriba hasta llegar a su cuello volvió a soltar la esponja, ella mantenía los ojos cerrados para concentrarse en lo que sentía con las caricias de Darien.


— ‘Este baño nunca voy a olvidarlo, que bien se siente’ sigue no te detengas. —
— No lo pienso hacer — contesto Darien complacido.
— ¿Me escuchaste? — algo apenada y sorprendida.
— ¿Acaso no me lo decías? — tomando su barbilla para verla a los ojos.
—Lo estaba pensando — muy sonrojada.
— Me encanta cuando te sonrojas, eso me excita — acercándose a su oído con un tono de voz muy seductor.
— Y a mí que me hables al oído y…..... — Se calló poniéndose aún más roja.
— ¿Qué pasa princesa?, no es nada malo lo que hacemos, es nuestra forma de demostrar cuanto nos amamos.—
— Lo sé, pero me da pena que vas a pensar de mi, si te digo — aún todavía roja.
—Entre nosotros no debe haber secretos, además si no me dices que es lo que te gusta no podré complacerte y hacerte feliz y esa es mi misión hacerte lo más feliz que me sea posible porque te amo — abrazándola y diciendo esto último a su oído.
— Yo también te amo. . . me gusta. . . — Aún todavía apenada ­—cuando me acaricias. . . — haciendo un silencio largo.
— Te escucho — besando su cuello.
—Mis senos —gimió. . . — acelerándose su respiración.
— ¿Así te gusta? — dando un suave masaje a sus senos.
— Ah ah ah. . . si así, sigue ‘pero yo también debo hacerlo sentir no es justo que solo yo lo disfrute’. —


Ella bajo sus manos y cada vez que se excitaba más apretaba y acariciaba las piernas de Darien y entre los besos que depositaba en su piel.


— ¿Sabes que me gusta de lo que tú me has hecho? —
— ¿En verdad te ha gustado? — algo pensativa y recordando muy vagamente lo que había hecho la noche anterior es porque se había dejado llevar y tuvo poco tiempo para pensar sobre sus actos — ¿Qué fue? —
— Esto — tomando una de sus manos y llevándola a su miembro.
— Entonces es mi turno de complacerte — levantándose de la tina para quedar frente de él, sus piernas rodearon la cintura de Darien.
— ‘Pero que hermosa es. . . Sus senos también formados. . . su cintura. . . su piel tan suave. . . sus ojos cuando me miran y me reflejan su alma. . . Serena ya es toda una mujer. . . Es mi mujer’. —


Ella lo beso, rodeando su cuello con uno de sus brazos mientras que el otro lo mantenía ocupado acariciando el miembro de Darien, el gemía y la abrazaba acercándola más a él, ella lo hacía cada vez con mucha más fuerza hasta que su miembro se puso duro y era evidente la erección, así que penetro en ella de forma rápida ante el placer Serena arqueo su espalda y acerco más su cuerpo al de Darien, él la agarraba de sus glúteos y la envestía una y otra vez con mucha más fuerza. Ella se aferraba más a su espalda gemía cada vez más fuerte cuando sentía mucho más placer, momentos más tarde llegaron al orgasmo ella le rasguño la espalda y él mordió levemente uno de sus senos.
Sus respiraciones eran muy agitadas permanecieron abrazados y algo cansados dejaron escapar el agua de la tina y se ducharon en la regadera rápido ya que el teléfono de Darien sonaba y los mensajes en la contestadora eran:


— ¡Hola Darien!, bueno solo te hablaba para preguntarte por Serena, pensaba que estaba contigo, he ido a buscarla a su casa y no esta, me preocupa porque se quedo sola en su casa anoche, si sabes algo me llamas por favor —sonó la voz de Raye.
— ¡Hola Darien! oye si Serena está contigo dile que se comunique conmigo me urge hablar con ella y está desaparecida desde ayer en la noche, ya dejen de hacerlo y contéstame Serena se que estas ahí. —


Se vestían cuando escucharon el último mensaje que era de Mina y muy sonrojados los dos se miraron fijamente a los ojos.


— No cabe duda que entre los disparates de Mina, siempre le atina — dijo Darien riéndose.
—Esa Mina, y sus comentarios ¿cómo habrá adivinado? — muy apenada.
— Eso es lo de menos, pero debemos mantenerlo en secreto. —
— Tienes razón porque si mis papás lo saben me matan. —
— Bueno entonces hay que darnos prisa para salir a desayunar fuera y hablarles más tarde. —
— Pero si me preguntan ¿qué les digo? —
— Que anoche te deje en tu casa y hasta que no te dormiste me fui y en la mañana fui temprano por ti para invitarte a desayunar — propuso Darien.
— Me parece bien, entonces eso les diré, pero si Mina vuelve a hacer un comentario así no podré evitar sonrojarme al recordar y me descubrirán. —
— Claro que no, porque siempre que ella hace ese tipo de comentarios, tú siempre te sonrojas, además puedes cambiarle el tema diciéndole que pronto vamos a casarnos y que deben ayudarte con los preparativos de la boda. —
— ¡Es cierto!, Darien debemos poner la fecha y hablar con mis padres. —
— Que te parece si cuando regresen les dices que deseo hablar con ellos y los llevamos a cenar para darles la noticia. —
— Me parece bien. —


Salieron del departamento muy abrazados y fueron a la cafetería donde trabaja su amigo Andrew y para sorpresa de los dos, todas estaban reunidas en una de las mesas del lugar.


— Te digo que no he podido localizarla — dijo Raye muy preocupada.
— La encontraremos, además — agrego Haruka sin poder terminar de hablar al ser interrumpida por Amy.
— Y si un nuevo enemigo la ataco y ella esta. . . — interrumpió Amy sin poder pronunciar más palabras.
— Eso no es posible, yo lo hubiera visto en mi espejo y la hubiéramos ido a buscar — agrego Michiru.
— Es cierto pero ella no se desaparece así como así — dijo Lita.
— Ahí viene la pareja feliz, seguro tuvieron una noche muy ocupada — interrumpió Mina riendo maliciosamente.
— Como se te ocurre decir eso, recuerda que Hotaru está aquí — agrego Setsuna un poco molesta.
— Lo siento, pero y si es cierto — dijo Mina muy apenada.
— Ellos se aman, ¿no es eso normal? — agrego Hotaru con naturalidad.


Dejando sorprendidas a todas las chicas, acercándose los enamorados poniéndose de pie frente de todas ellas, para esperar los regaños y las preguntas indiscretas de su amiga Mina.


— ¡Hola chicas! — sonriendo y reflejando un brillo especial en su mirada azul.
— ¡Hola Serena, Darien! — dijeron todas al unisonó.
—Eres una tonta, me tenías muy preocupada, ¿dónde te has metido?, pensé que te había pasado algo malo — dijo Raye gritándole algo molesta.
— Tranquilízate Raye, yo no permitiría que nada malo le pasara a Serena — explicó Darien tratando de tranquilizar a Raye.
— Eso lo sabemos pero fuimos a buscarla a su casa temprano y no estaba — agrego Amy.
— Y todas sabemos muy bien que Serena no se levanta temprano así la tierra este siendo destruida — dijo Lita.
— No exageres — señaló Serena con risita algo nerviosa —si no estaba fue porque Darien llego por mí para invitarme a desayunar. —
— Bueno pues entonces desayunemos todos juntos — propuso Haruka.
— Gracias chicas — agrego Serena sentándose en la mesa junto de Darien.
— ¿Por qué? Si aún no hacemos nada y lo que recibiste fue un regaño — pregunto Michiru.
— Por ser mis amigas y preocuparse por mí, las quiero mucho — contesto Serena
— Eres tan tierna cabeza de bombón — dijo Haruka riendo y mirándola con algo de ternura
— Tú nos alegras la vida — agrego Hotaru sonriendo muy feliz
— hablando de alegrías ¿no les vas a decir? — pregunto Darien mirando a Serena muy contento
— ¿Qué?. . . ¿Estás embarazada? ¿Cuándo va a nacer Rini? — pregunto Mina muy acelerada
— Para el nacimiento de la pequeña dama aún falta como se te ocurre decir eso — contesto Setsuna
— Mina cuando dejaras de decir disparates — agrego Lita
— Bueno dejen les doy la noticia, ¡Darien y yo vamos a casarnos! — dijo Serena muy feliz
— ¡Felicidades! — dijeron todas al unisonó
— ¿Y cuándo será la boda? — pregunto Lita
— Primero queremos hablar con mis papás y luego pondremos la fecha — contesto Serena
— Pero ¿te ayudaremos con los preparativos? ¿Verdad? — pregunto Hotaru
— Claro que si por eso las hacemos participes de la noticia — contesto Darien


Continuara……

5 comentarios:

  1. lo vuelvo a decir... está bueno...... deberías volver a publicarlo y cuando lo hagas porfis... nos avisas.

    ResponderEliminar